93 140 48 53
¿Es realmente seguro el Big Data para usuarios y consumidores?

¿Es realmente seguro el Big Data para usuarios y consumidores?

¿Es el Big Data el mayor peligro y amenaza para la seguridad y privacidad de los usuarios y consumidores?

El Big Data es ahora el nuevo término de moda. Sobre todo para aquellos que nunca antes escucharon aquello del Business Intelligence. Sin profundizar en matices ni diferencias, hemos de admitir que la eclosión de los medios y redes sociales o el propio comercio electrónico, han servido para elevar la gestión de grandes volúmenes de información y datos a una nueva dimensión.

Esta ilimitada fuente de sabiduría de la que se nutre el Big Data a través de múltiples y diferentes fuentes, ha vuelto a poner de manifiesto la importancia y el poder que otorga a quienes saben gestionar y controlar la información. "Si el conocimiento es poder, el Big Data representa mayor influencia"

Las grandes empresas y compañías ya no se conforman con aquello de disponer de un nombre real, un número de teléfono y una dirección. Ahora el gran reto es disponer de un perfil mucho más avanzado, y en el que se asocian todo tipo de datos relacionados con nuestras preferencias, intereses, compras, etc... y en muchos casos sin consentimiento o conocimiento de todo ello. Y a pesar de que para muchos consumidores estás prácticas son consideradas como demasiado agresivas, intrusivas o poco éticas con la privacidad, las grandes empresas recopilan cada día más y más información. Pero ¿Qué hay de la seguridad para los usuarios y consumidores frente a la recogida y recopilación de todos estos datos?

Es evidente que la nueva industria del Business Intelligence y el Big Data no pretende que ante los posibles riesgos, salten todas las alarmas para que aumente nuestra preocupación. Sin embargo, nadie puede garantizar cien por cien la seguridad de dichos datos. Lo peor de todo ello, es que la realidad y la actualidad nos demuestran todo lo contrario.

Solo falta hacer memoria para recordar el sonado caso de la compañía Sony, que finalmente terminó reconociendo haber sido atacada por un "hacker", que robó datos personales de las cuentas de 77 millones de clientes y que incluyeron sus nombres, direcciones, fechas de nacimiento y contraseñas.

Pero este no es para nada un caso aislado ni tampoco el último. Durante estos días, se producía el segunda mayor ataque en la historia del comercio de Estados Unidos. Un gigante como el mismo eBay así lo reconocía alertando a todos sus usuarios de la necesidad de actualizar y cambiar sus contraseñas y claves de acceso. Más de 145 millones de usuarios afectados cuya información personal se ha visto vulnerada y comprometida. Sumado a este incidente y de forma casi paralela, por primera vez en su historia un grupo de Hackers conseguían piratear el popular servicio de datos en la nube de Apple, iCloud.

Anteriormente, otro grupo de hackers, lograban hacer lo propio con el servicio online de Orange, robando los datos de 1,3 millones de clientes y usuarios. Snapchat tampoco quedaba libre de este tipo de ataques cuando el pasado mes de enero, los datos y teléfonos de 4,6 millones de usuarios fueron fueron hackeados y expuestos en internet.

Todo ello sirve para poder tener verdadera conciencia de que a pesar de las sofisticadas barreras de seguridad, ningún sistema está libre de ser vulnerado. Esto implica que la llegada del Big Data, se convierta quizás en el mayor peligro y amenaza para la seguridad y privacidad de los propios usuarios. Cuanta más información se recopile, mayor será la parte de nuestra privacidad que pueda ser vulnerada y sustraída.

Evidentemente no podemos poner en duda del potencial y la ventaja competitiva que supone el aprovechamiento del Big Data para las grandes empresas y marcas. Pero dicho esto ¿Es realmente seguro para usuarios y consumidores? ¿Corremos con ello demasiados riesgos? ¿Están realmente las empresas preparadas para afrontar estos retos y amenazas?


¿Te ayudamos? Presupuesto sin compromiso
Turipano360 Marketing online
  • Nosotros
  • Nuestro objetivo es proporcionar a nuestros clientes una estrategia online, por ello no solo os ayudamos a crear un plan de marketing online; con objetivos precisos y cuantificables, sino también a implementar toda la estrategia en la práctica.